El tango en tacones: 7 pioneras del género argentino

0
92

Flora Gobbi, Rosita Quiroga, Paquita Bernardo, Tita Merello, Ada Falcón, Anita Palmero y Nelly Omar se exaltan en Buenos Aires

LA MÁS LONGEVA

Nelly Omar, cuyo piano se expone en la muestra, fue de todas ellas la más longeva. Al cumplir los 100 años en 2011, la cancionista ofreció un concierto en el Luna Park de Buenos Aires, en el que deleitó a los presentes con un gran repertorio.

“Fue una gran intérprete del tango cancionero y criollo. La llamaban ‘la voz diferente’, y ‘la Gardel con polleras (faldas)’, título que a ella le gustaba menos, pero que era también un halago”, comenta Soria, que conoció personalmente y trabó una amistad con Omar, fallecida en 2013.

Nelly, explica el director, fue una intérprete criolla que pudo combinar en su voz algo que había planteado ya Carlos Gardel y otras intérpretes de los primeros tiempos del tango: la canción criolla de la pampa naciente, la pampa cercana a la ciudad, y el tango de la ciudad, agrega.

Como le ocurrió a otros artistas, la centenaria cancionista pasó tiempos difíciles a mediados de la década de 1950, e incluso debió dejar por un período el país. Había dedicado la canción “La descamisada” a su amiga Eva Perón, a la que admiraba profundamente, pero tras la caída del gobierno peronista, ese gesto de cariño le costaría: “Después del año 56 fue prohibida y me contaba que no tenía para comer porque no le daban trabajo”, relata Soria.

Pero eso no detuvo a Nelly, que comenzó a cantar en uno de los pocos lugares en los que se lo permitieron, una cantina llamada “El Rincón de los Artistas”. Por necesidad ella había vendido la mayoría de su ropa de escenario, pero decidió cubrirse con un poncho que se convirtió en ícono de su estilo: “El poncho, como bien decía ella, le mató el hambre”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here